TECNOLOGIA: Equipaje con GPS

Inicio » Noticias » TECNOLOGIA: Equipaje con GPS

Un invento argentino que permite rastrear el equipaje podría transformarse en un genérico irremplazable para los viajeros de todo el planeta. Además, podría ahorrar varios millones a las aerolíneas, que hoy pierden US$ 3.000 millones al año por el extravío de valijas.

Nicolás (72) y Maximiliano (36) Keglevich encontraron la solución a un problema muy común para los millones de personas que vuelan por año. Padre e hijo se asociaron con inversores israelíes y estadounidenses para fundar Bag Tracking Systems, una sociedad anónima con sede en Uruguay. En 2008, la compañía comenzó la búsqueda de una solución eficiente. Hasta que desarrolló su primer invento, el Lug Loc (Luggage Locator), producto que demandó una inversión de US$ 5 millones.

El localizador fue diseñado para ser transportado en cualquier bolsillo de un bolso o entre la ropa dentro de la valija. Funciona conectado a una tarjeta SIM (idéntica a la que usan los celulares) para ser rastreado en tiempo real mientras viaja oculto en el equipaje. “El servicio de Lug Loc no sólo ofrece la localización del equipaje, sino también el asesoramiento y rastreo de cada bulto hasta ser devuelto a su dueño en caso de extraviarlo”, explica Nicolás Keglevich, presidente de la compañía y ex dueño de Assist-Card.

El rastreador pesa apenas 20 gramos, cuesta US$ 39 y se lo puede solicitar en www.lugloc.com.La empresa lo envía por correo a usuarios en cualquier parte del mundo. “Pronto se lo podrá conseguir en los duty-free de varios aeropuertos; en los kioscos donde se plastifica el equipaje; y en locales que venden valijas y artículos para el viajero”, adelanta el empresario. Para los Keglevich, el producto es tan innovador que va a dar que hablar en el mundo aerocomercial. La empresa lo envía por correo a usuarios en cualquier parte del mundo. “Pronto se lo podrá conseguir en los duty-free de varios aeropuertos; en los kioscos donde se plastifica el equipaje; y en locales que venden valijas y artículos para el viajero”, adelanta el empresario. Para los Keglevich, el producto es tan innovador que va a dar que hablar en el mundo aerocomercial.

En marzo, los empresarios tomaron el pulso al mercado en la Feria Internacional del Aire y el Espacio (FIDAE), que se organizó en Santiago de Chile. “El producto va a estar a la venta desde junio. Estimamos comercializar 5 millones de dispositivos en los primeros 12 meses”, proyecta Nicolás Keglevich.

Durante el primer año, la empresa facturará unos US$ 200 millones con la venta de venta de 5 millones de Lug Loc en el mundo. Esto, sin contar la tarifa del servicio de rastreo, que oscilará entre US$ 30 (por tres meses) y US$ 80 (por un año).

La cifra no es para nada disparatada si se tiene en cuenta que de los 3.000 millones de viajes anuales, en 40 millones se sufren el extravió de su equipaje. Los aeropuertos y las líneas aéreas evolucionaron mucho técnicamente en este sentido.

En los últimos años, aplicaron tecnologías de todo tipo para agilizar el check-in, aunque no tanto en el seguimiento y control del equipaje: ese servicio aún se administra manualmente en el 90% de los aeropuertos del mundo. Quienes se encargan de distribuir las valijas en cada cinta transportadora corren el riesgo de equivocarse varias veces al día. “Una maleta etiquetada y facturada con destino a Nueva York puede terminar en Singapur. Ahí empieza el problema”, cuenta Maximiliano Keglevich, director de Lug Loc.

“Mis años en Assist-Card me enseñaron que el cliente valora dos cosas cuando sale de viaje: su salud y su equipaje. Por eso pensé durante años cómo resolverlo”, cuenta Nicolás, un apasionado de la navegación y fanático de los autos clásicos.

El equipo, que se fabrica en China, fue diseñado en conjunto por ingenieros locales, de Israel y de Estados Unidos. “Cuando el aparato está en movimiento, permanece apagado. Pero después de 12 minutos en reposo, se enciende y emite la señal”, explica Nicolás. Lug Loc fue testeado y aprobado por la Agencia de Seguridad de Estados Unidos.

“El aparato no debe intervenir con los controles del avión cuando está volando, y tampoco cuando debe atravesar los scanners de seguridad en los aeropuertos”, agrega. Antes de optar por la tecnología GSM –la misma que usan los celulares y que funciona en todos los aeropuertos del mundo–, los Keglevich pensaron en utilizar el sistema GPS. Opción que descartaron inmediatamente, porque la señal que emite un dispositivo con GPS se interrumpe en lugares cerrados. “Y es impensado que una valija se pierda en la calle”, dice Keglevich.

Otra de las opciones que barajaron fue la del sistema de radiofrecuencia (RFID), aunque también la descartaron, porque iban a necesitar scanners en todos los aeropuertos y era inviable semejante inversión inicial sólo en equipos. El centro de operaciones que recibirá señales de los Lug Loc está situado en una zona franca en Montevideo, Uruguay.

La empresa israelí Forumtel, socia de los Keglevich, aporta la tecnología GSM. Lug Loc también tiene oficinas en Buenos Aires y Estados Unidos. Aunque los Lug Loc todavía no llegaron al mercado y aún están en etapa de prueba hasta junio, sus creadores ya pensaron en extender su uso a otros ámbitos. “Podría ser un excelente rastreador de mascotas, e incluso podrían usarlo efectivos policiales”, dice Keglevich padre.

Fuente: Forbes

Comentar

 

Archivo

“La Batalla de San Jacinto”.
Andrés Castro, Héroe Nacional

NOTAM

L.N. Validos  NOV-19 L.N. Validos NOV-19 L.N. Validos NOV-19

AIC

A15-19  RTA17 AMDT #1-19 A15-19 RTA17 AMDT #1-19 A15-19 RTA17 AMDT #1-19