Boeing inspecciona con lupa a sus proveedores

Inicio » Noticias » Boeing inspecciona con lupa a sus proveedores

Los problemas de producción de Boeing Co. con su 787 Dreamliner le enseñaron a someter a pruebas de resistencia regulares a sus proveedores, una práctica que cobra relevancia ahora que el fabricante de aviones lidia con una montaña de pedidos de su modelo 737, un éxito de ventas.

Las pruebas integrales de la compañía son clave en el intento por emprender uno de sus mayores aumentos de producción en varios años. Boeing, con sede en Chicago, busca producir 60% más en los próximos tres años, o casi 300 aviones más anuales. Tras conseguir exitosamente una serie de contratos grandes, tiene pendiente la producción de 3.500 aviones comerciales valorados en más de US$270.000 millones.

En Vaupell Holdings Inc., uno de alrededor de 1.000 proveedores ahora sujetos a exámenes exhaustivos de sus materiales de producción, horarios, finanzas e incluso herramientas, el régimen de pruebas de Boeing motivó al proveedor de 60 años de antigüedad a hacer cambios como reemplazar el software de administración de su fábrica. Boeing ha engrosado las filas de sus inspectores de proveedores con alrededor de 200 ingenieros y otros especialistas en cadena de suministro en los últimos 18 meses. Sus equipos ahora visitan a los proveedores con mayor frecuencia y realizan evaluaciones más exhaustivas que pueden tardar días en ser completadas. “Boeing se ha vuelto mucho más pro activa”, señala Joe Jahn, presidente ejecutivo de Vaupell, con sede en Seattle. “Tienen a alguien aquí prácticamente todos los días”.

El escrutinio intensificado es parte clave de los esfuerzos de Boeing para acelerar la producción de casi todos sus aviones comerciales sin la clase de costosos cuellos de botella y demoras que lastraron a la compañía en anteriores incrementos del ritmo de manufactura. No solo se cierne una montaña de pedidos sobre la compañía. Su archirrival, Airbus, también procura lograr un récord de producción, en medio de la creciente demanda de las aerolíneas por aviones de consumo más eficiente de combustible y la expansión de los viajes aéreos en Asia, Medio Oriente y África occidental. Airbus ha capitalizado algunas demoras de producción de Boeing. Aerolíneas como Qantas Airways Ltd. y Virgin Atlantic Airways Ltd. decidieron comprar aviones Airbus 330 en años recientes debido a las demoras de Boeing en entregar el 787 Dreamliner.

El tema de la calidad gana importancia conforme los proveedores pugnan por satisfacer la creciente demanda de aviones. Tom Williams, subdirector ejecutivo de Airbus para programas, dijo: “Está ocurriendo con bastante frecuencia que un proceso que nunca ha dado problemas súbitamente los está causando”. La filial de European Aeronautic Defence & Space Co. está en el proceso de contratar un total de 70 especialistas que “tratan de olfatear qué ocurre con los proveedores”, dijo Williams.

Algunos proveedores menores encaran problemas para financiar su expansión debido a la crisis económica, según Williams y otros funcionarios del sector. Boeing ha realizado evaluaciones mensuales y trimestrales, que toman unas cuatro horas, de la capacidad de Vaupell de acelerar la producción, junto con exámenes anuales que toman de dos a tres días. Un empleado de Boeing va a la fábrica de Vaupell casi a diario, comparado con una vez a la semana en el pasado, dijo Jahn. Los aviones son uno de los productos industriales más grandes y complicados. Jets como el Boeing 777 contienen varios millones de componentes. Los problemas en la cadena de suministro, como la escasez de maquinarias usadas para moldear ciertos componentes, pueden causar demoras que se sienten en todo el sector.

A finales de la década de 1990, Boeing tuvo que cerrar temporalmente algunas de sus líneas de ensamblaje y asumió miles de millones de dólares en cargos, cuando surgieron cuellos de botella y problemas de calidad luego de intentar expandir la producción demasiado rápido. Más recientemente, en 2008, la mala capacitación de nuevos mecánicos y desperfectos en la cadena de suministro crearon problemas de calidad en su planta del 737.

Bajo su política más atenta, Boeing se comunica con más frecuencia con proveedores y comparte más información acerca de sus propios pronósticos y planes de producción, según ejecutivos de la compañía y varios de sus proveedores. Boeing, que depende de más de 1.200 proveedores directos para sus aviones comerciales, señala ya algunos beneficios específicos. Por ejemplo, la escasez de componentes en su planta de 737 está en el mínimo nivel en cinco años, según la compañía.

Fuente: http://online.wsj.com

Comentar

 

Archivo

andres-castro

“La Batalla de San Jacinto”.
Andrés Castro, Héroe Nacional

NOTAM

NOTAM – A0135/17 NOTAM – A0135/17 MNMG.- 1711232000/1711232200 RADAR SECUNDARIO DE VIGILANCIA NO UTILIZABLE. A0135

AIC

AIC – A25-2017 AIC – A25-2017 A25-17 Alerta Fiebre Amarilla. A25-17 Alerta Fiebre Amarilla