Nuevo sistema de rastreo permite vuelos más seguros

Inicio » Noticias » Nuevo sistema de rastreo permite vuelos más seguros

Cuando el vuelo 447 de Air France se estrelló en el Océano Atlántico en junio, pasaron siete horas antes de que los controladores de tráfico aéreo notaran que había desaparecido.


Esto retrasó la búsqueda y los esfuerzos de rescate y dejó perplejas a las personas que viajan en avión, quienes no comprendían cómo se podía perder un jumbo en una época en la que incluso simples teléfonos celulares pueden determinar posiciones.


¿Podría el incidente repetirse en otras partes del mundo?


Gracias a una clase relativamente nueva de sistemas de control de tráfico aéreo, es improbable. Los controladores aéreos en Estados Unidos, Europa, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, quienes controlan la mayor parte del tráfico aéreo que cruza los océanos, ahora cuentan con modernos sistemas basados en satélites que incluyen frecuentes reportes de posición automáticos desde los aviones y comunicaciones al estilo del correo electrónico entre los pilotos y los controladores.


Además de dejar saber dónde se encuentran los aviones a través de informes de posición más precisos y actualizados, los beneficios de los sistemas más modernos son numerosos: los vuelos se acortan al permitir rutas más eficientes, lo que ahorra tiempo para los viajeros y dinero para las aerolíneas y reduce las huellas de dióxido de carbono de los aviones.


Además, los pasajeros disfrutan de vuelos más tranquilos porque los aviones pueden volar más cerca entre sí, lo que permite que más aeronaves usen las altitudes menos turbulentas.


Lo que ha ocurrido en los últimos años sobre los océanos ofrece un vistazo de lo que los gobiernos y las aerolíneas esperan que pase en la tierra, un sistema de nueva generación que transforme los radares terrestres y el sistema de comunicaciones por radio que se usan desde hace 50 años.


El programa de desarrollo de “próxima generación” de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. para la parte continental de ese país está plagado de retrasos y fracasos. Pero ahora marcha por la senda correcta para producir en los próximos 10 años un sistema de control de tráfico aéreo con una capacidad mucho mayor, aseguran grupos del gobierno y la industria. Con enlaces de datos satelitales en lugar de un radar, que es algo lento y no del todo preciso, los aviones podrán viajar de forma segura más cerca los unos de los otros, lo que reducirá las demoras.


Una comunicación más rápida a través de enlaces de datos les permitirá a los controladores manejar más aviones a la vez. Y con mejores sistemas de computación que pueden predecir problemas con mucha anticipación, los pilotos podrán elegir su mejor ruta en lugar de estar restringidos a los recorridos fijos que se usan actualmente.


Los sistemas que controlarán lo que ocurra en el cielo sobre la tierra serán diferentes al sistema oceánico, pero construidos con las mismas funciones y enlaces de comunicaciones y datos. “Es una transformación total desde el punto de vista del controlador”, afirma Rick Day, subdirector senior de operaciones de la organización de tráfico de la FAA. El sistema estadounidense, llamado Tecnología Avanzada y Procedimientos Oceánicos, o ATOP por sus siglas en inglés, fue adaptado por Lockheed Martin Corp. de un sistema desarrollado en Nueva Zelanda. Hasta ahora, ATOP les ha ahorrado a las aerolíneas 531.000 kilómetros de vuelo por año —lo mismo que volar hasta la luna y regresar hasta la mitad del camino— y casi 10 millones de galones de combustible.


El sistema se usa en EE.UU. desde hace cuatro años. Los datos provienen de múltiples fuentes abordo del avión, en caso de que una falle, y distintas computadoras funcionan a la vez en tierra como respaldo. Los aviones envían informes cada 14 minutos, aunque los controladores pueden aumentar esa frecuencia, de ser necesario.


Si un informe de posición se retrasa seis minutos, suenan las alarmas. El sistema también advierte automáticamente a los controladores si los aviones se desvían de su curso. Los controladores afirman que el sistema representa una enorme mejoría, pero aún no se superan todos los obstáculos. ATOP les provee un panorama al estilo de un radar de todos los aviones en la sección del espacio aéreo oceánico por la que son responsables. Les muestra con precisión la posición, dirección, velocidad, ruta asignada y otra información.


Pueden intercambiar mensajes con los pilotos. Cualquier potencial conflicto es advertido de manera automática a los controladores hasta dos horas antes del momento en que los aviones se acercarían más de lo que permiten los estándares de separación.


Con el nuevo sistema, los controladores pueden proveer a los pilotos mejores rutas e indicar mejores altitudes para cada vuelo. “Realmente, ha cambiado la forma en la que operamos, dice Dennis Addison, gerente de apoyo de un centro operativo de la FAA en Oakland, California. No todos los aviones del mundo cuentan con esas funciones de emisión automática de datos y los antiguos radios de alta frecuencia aún se utilizan en algunos vuelos.


Muchas aeronaves también tienen teléfonos satelitales a los que los controladores pueden conectarse. Algunos países, entre ellos Brasil y Senegal, que estaban a cargo del vuelo 447 de Air France cuando ocurrió el accidente, todavía no cuentan con sistemas modernos de control de tráfico aéreo oceánico.

Fuente: online.wsj.com

Comentar

 

Archivo

andres-castro

“La Batalla de San Jacinto”.
Andrés Castro, Héroe Nacional

NOTAM

NOTAM – A0098/17 NOTAM – A0098/17 MNMG.- 1708162000 / 1708162300 SISTEMA DE OBSERVACION METEOROLOGICA AUTOMATIZADO (AWOS)...

AIC

AIC – A23-2017 AIC – A23-2017 AIC – A23-2017 RTAs Diferencias declaradas. A23-17 RTAs Diferencias Declaradas