¿Sabia Usted?

Inicio » Noticias » ¿Sabia Usted?

¿Cómo nació el reloj pulsera?

En 1900, Louis Cartier conoció a Alberto Santos Dumont, de quien de inmediato se hizo íntimo amigo, y aquí es donde las dos historias, la del célebre aviador y la del famoso joyero, se imbrican y entrecruzan para producir un resultado completamente inesperado: la invención del reloj de pulsera.


El 19 de octubre de 1901, Santos Dumont, a bordo de su dirigible N°6 intentó obtener el Premio Deutsch de la Merthe, que ofrecía una recompensa enorme para la época: 100.000 francos. El desafío consistía en despegar del Parc Saint Cloud, dirigirse a la Torre Eiffel y regresar en menos de 30 minutos. El asunto era difícil, porque, si bien el viento podía ayudar al aparato, Dumont sabía que en uno de los dos recorridos (la ida o la vuelta) encontraría el viento de frente, y la distancia era considerable para tan poco tiempo.


De modo que abordó su aparato y trató de cumplir con el objetivo. Llegó a la Torre Eiffel y volvió, y, cuando desembarcó, los jueces le dijeron que el veredicto oficial le sería entregado esa misma noche, en una cena a realizarse en el exclusivo restaurante Maxim´s.


El brasileño entró al fastuoso salón, y cuál no sería su sorpresa al encontrase vitoreado y aclamado por la créme de la créme parisina —entre la que se encontraba, por supuesto, Louis Cartier—: había ganado el premio.


El joyero lo invitó a su mesa, a la cual llegó Dumont sin reponerse del asombro.


—¿Por qué está tan sorprendido, Alberto? —preguntó Cartier.


—Pues… porque no sabía si había ganado.


—¿No lo sabía? —inquirió el francés, incrédulo— ¿Cómo es posible?


—Porque no sabía si lo había logrado en menos de treinta minutos.


—¿Es que no llevaba usted reloj?


—Sí —respondió el aviador, sacando un fino reloj de bolsillo—, pero no pude consultarlo durante todo el viaje porque el manejo del dirigible no permite quitar las manos de los controles ni un solo instante.


Dos Cartier Santos: a la izquierda, un original (de 1930). Derecha: uno de 1980
 
La respuesta dejó a todos de una pieza. A todos menos a Louis Cartier.


—No se preocupe usted. Yo le resolveré el problema para su próximo vuelo.


Dicho y hecho: al poco tiempo se presentó ante Dumont para obsequiarle un pequeño reloj cuadrado y plano, de oro, que se sujetaba a la muñeca mediante una elegante correa de cuero y una hebilla. Tan grande fue la sensación que causó el relojito, que Cartier comenzó a producirlo en serie bajo el nombre de “Cartier Santos”.


Un Cartier Santos de platino
 
Santos Dumont utilizó el reloj que le regalara su amigo, años más tarde, para cronometrar el tiempo que tardó en batir el récord mundial de aviación (un vuelo de 220 metros) el 22 de noviembre de 1907. La medición del Cartier fue exactamente igual a la de los cronometristas oficiales: 21 segundos.

Fuente: axxon.com.ar

Comentar

 

Archivo

andres-castro

“La Batalla de San Jacinto”.
Andrés Castro, Héroe Nacional

NOTAM

NOTAM – A0098/17 NOTAM – A0098/17 MNMG.- 1708162000 / 1708162300 SISTEMA DE OBSERVACION METEOROLOGICA AUTOMATIZADO (AWOS)...

AIC

AIC – A23-2017 AIC – A23-2017 AIC – A23-2017 RTAs Diferencias declaradas. A23-17 RTAs Diferencias Declaradas