Protagonistas de la Aviación

Inicio » Noticias » Protagonistas de la Aviación

Camilo Daza: Preculsor Aviación Colombiana

Camilo Daza fue el primer colombiano que en el año 1919 manejó un avión, y es considerado el precursor de la aviación colombiana, y es toda una historia de vicisitudes y de glorias, por la grandeza de un ideal soñado y ambicionado, la aviación.

A pesar de haber nacido en una ciudad tan recogida como Pamplona, en 1898 y pasar la infancia en el aislamiento de La Caldera, una hacienda montañosa de las inmediaciones, Daza se halla unido desde el principio a la corriente universal sobre el desarrollo de la aeronáutica

Su vida fue toda una vocación de vuelo. En 1907, tenía Camilo Daza ocho años de edad, cuando, en La Caldera, hacienda de su padre cerca a Pamplona en el Municipio de Mutiscua, arrancó un bastidor de una ventana, se lo sujetó por la parte de la espalda y se arrojó del tejado.

La casa era de dos pisos y el golpe fue duro con el rústico riso, Camilo permaneció sin conocimiento toda una semana a consecuencia del golpe recibido. Se le fracturaron ambos brazos, la nariz empezó a deformársele y desde entonces conservó una cicatriz.

Camilo Daza tenía facilidad de comprensión de los artefactos mecánicos. A la edad de 13 años, construyó sólo un barco de vapor, que los vecinos de Pamplona admiraban viéndolo navegar en la pila de agua de la casa.

Sus padres lo matriculan en la Escuela Industrial de Tarrasa, cerca de Barcelona. Allí entre los muchachos, el tema consistía en la aviación, y Camilo se enteró de que había un piloto que había realizado la hazaña de atravesar el Canal de la Mancha.

Conoció también un piloto español, Salvador Elila, que en un aparato construido por él, se elevaba los domingos sobrevolando el Parque de Montjuich. Se hicieron amigos y Camilo se entusiasmaba más y más. Ya sus padres, le habían manifestado su horror por una profesión que siempre iba aparejada con la muerte, y le retiraron los auxilios para que así desistiera.

Camilo no desistió y sigue estudiando con el fin de sostenerse y a la vez ahorrar unas pesetas, se empleó como camarero en un hotel, luego en una panadería, por último como obrero en una fábrica de botones.

La falta de auxilios de sus padres, no lo obligó a desistir de sus propósitos y fue así como en 1919, fue el primer colombiano que manejó un avión, y en marzo de 1920, obtuvo de la Curtis el diploma de piloto y de mecánico de aviación.

En España adquiere un avión al que le dio el nombre de Santander, que vendría a ser la primera máquina de su género conocida en Colombia, cuyo primer vuelo se realizó el 2 de septiembre de 1922 en Cúcuta.

Primera empresa de Aviación:

El avión Santander Posee el Norte de Santander la supremacía de que en su territorio se hubiera constituido la primera empresa cuyo objeto era el desarrollo de la aviación. Fue la Compañía Nortesantandereana de Aviación, constituida por cincuenta socios; parientes y familiares de Camilo, admiradores y amigos. Cuando fueron los empresarios a donde el padre de Camilo a solicitar su aporte para la empresa de aviación, él respondió con estas palabras: Qué más quieren ustedes que contribuya, yo pongo el muerto.

Felizmente Camilo se encargó de desmentir el pesimismo de su padre y con vocación y capacidad, salió airoso con la Empresa Nortesantandereana de Aviación, empresa con un capital social de $5.000 oro, con el cual Camilo viajó a España a adquirir un avión.

Lo adquirió y fue armado con licencia de la fábrica francesa Cuadron Con motor Slamson, de ochenta caballos de fuerza.

Camilo viajó a España acompañado del copiloto Joaquín Cayón, a quien Camilo solicitó su ayuda para escoger el tipo de avión, para posteriormente llevarlo a Cúcuta, después de realizar pruebas de rigor sobre la máquina y conocer su funcionamiento.

El avión así adquirido, conocido y probado su funcionamiento, fue totalmente desarmado por el propio Camilo y su ayudante, quien estaba al tanto de todos los detalles de la máquina y su funcionamiento.

Una vez desarmado fue empacado cuidadosamente en cajas de madera y embarcado hacia Curazao, en el mismo barco viajó Camilo rumbo a Colombia. Era intención de Camilo armar el avión en Curazao para traerlo en vuelo directo a Cúcuta, con escala en Maracaibo, Venezuela. Después de desempacado y armado el avión y hacer algunas exhibiciones en Curazao, declaró en la isla que el avión iba a ser el primer avión comercial colombiano.

Realizada la exhibición del vuelo en la isla, surgieron las dificultades de aprovisionamiento de gasolina y otros factores como la capacidad del tanque de combustible que era demasiado pequeño para el radio de acción del vuelo de Curazao a Maracaibo, y de esa manera el proyecto de Camilo se vio frustrado. Ante tales dificultades se procedió a desarmar el avión y a empacarlo cuidadosamente y embarcarlo rumbo a Maracaibo en tránsito para Cúcuta, Colombia.

Llegado el barco al Puerto de Maracaibo, Camilo procede como era su propósito, a desembarcar y armar el avión para llegar a Cúcuta piloteando su avión. Empero, surge un episodio perjudicial para Camilo. El gobierno de Venezuela del entonces dictador Juan Vicente Gómez, pensó que el avión iba a ser utilizado por los enemigos del gobierno, para bombardear el palacio presidencial.

Y cuando el avión estaba listo para emprender viaje a Cúcuta, se hizo presente un pelotón de soldados armados que de inmediato apresaron a Camilo e incautaron el avión.

Llevado Camilo Daza por los soldados al General Gómez, éste, ordenó sacarlo inmediatamente del país, después de un interrogatorio donde él explicaba cual era el propósito como aviador de llevar el avión a Colombia, para darle impulso a la aviación comercial, razones que no fueron aceptadas. Dejado en libertad e incautado el avión, le ordenaron abandonar el territorio venezolano antes de veinticuatro horas. Salió Camilo en una motocicleta facilitada por un compatriota de Maracaibo con rumbo a Cúcuta, dejando el avión a la intemperie cerca del Lago de Maracaibo, expuesto a las inclemencias de la naturaleza y los efectos corrosivos de la brisa marina.

Llega a Cúcuta y denuncia lo sucedido en Maracaibo y el atropello del cual fue víctima, y de inmediato se trasladó a Pamplona, a solicitar de sus paisanos, amigos y familiares apoyo para la devolución del avión. Se dirigió entonces al Ministerio de Relaciones Exteriores para que el gobierno hiciera directamente la reclamación al gobierno de Venezuela, de Cancillería a Cancillería.

Le escribió al amigo y pariente, presidente de Colombia de esa época, el General Ramón González Valencia, reclamación que exitosamente culminó con la entrega del avión después de más de un año del incidente e incautación del avión.

A fines del año 1921 el Gobierno de Venezuela, hace entrega del avión que ya había sido desarmado sin técnica, ni Cuidado y empacado desordenadamente y lo embarcaron rumbo a Colombia vía Puerto Villamizar para luego ser embarcado en ferrocarril y transportado a Cúcuta. Llegado el avión a Cúcuta y faltándole algunas piezas para complementar la empresa de Camilo. Piezas enmohecidas, el fuselaje oxidado, el caucho podrido de las ruedas, podrida la lona de las alas y el motor casi inutilizable.

El primer vuelo sobre Cúcuta

La armada y adecuación tuvo que hacerse con elementos rudimentarios, habiéndose empleado lona de la que utilizaban para la hechura de enjalmas para las cabalgaduras, alambre de cobre para remplazar algunos cables carcomidos y oxidados, y tantas otras cosas para su adecuación y funcionamiento.

En esa labor, Camilo empleó cuatro meses, faltándole solamente la bobina de arranque del motor para poder ponerlo en funcionamiento y prender el motor. Bobina, que gracias a Don Enrique Raffo, ciudadano italiano que acababa de traer a Cúcuta el primer automóvil Ford, se la facilitó para así, lograr superar esa emergencia como la del funcionamiento del motor.

Una vez acondicionado el funcionamiento del avión, se le dio el nombre de Santander y se invita a numerosos personajes de la ciudad, del comercio, del gobierno, de la industria, de la banca, de la prensa y pueblo en general, al campo aéreo Alonsito al vuelo experimental del avión.

El vuelo resultó fallido, porque el motor no respondió con la fuerza y potencia como Camilo lo esperaba para levantar vuelo. Dicho fracaso causó gran desconcierto entre los asistentes, ya que el avión iba a ser destinado a labores comerciales. Empero, Camilo emprendió de nuevo la tarea de reparación de la máquina, hasta encontrar la falla y ponerlo en condiciones y funcionamiento perfecto. Camilo no solamente era aviador, sino también mecánico.

Nuevamente cita al campo aéreo, y con gasolina comprada en la botica de Don Enrique Meoz, inició los preparativos de poner a funcionar el motor. Y ese día, a las nueve de la mañana, decolara el avión surcando el espacio y dominando las alturas en medio del batir de pañuelos blancos y aplausos.

Sobre la hazaña y el éxito de Camilo, el insigne escritor Gómez Garrido escribió así:

Ojazos que oscurecían la misma luz vesperal capaces de fundirlos hasta los cilindros de la aeronave; bocas como para brindar carmín de rosa y aroma a todos vecinos, páramos, cabelleras de oro, semejando los claveles de nuestros valles, chorros de libras esterlinas, según hablara el barbudo avileño; y negras, brillantes y castañas enloquecidas allí lucieron como por salmo, mientras que el alma y el corazón férvido de invocaciones revolaban también por lo más alto de los espacios siderales el gran Camilo.

De esta manera Camilo Daza, abrió paso a la aviación comercial en Colombia, con la ayuda de los que habían aportado dinero para comprar el avión y el orgullo para que un coterráneo hubiera cumplido tal hazaña.

Fuente: www.wikipedia.org

Comentar

 

Archivo

Augusto Cesar Sandino, El General de Hombres Libres. Defensor de la Soberanía Nacional

NOTAM

LISTADO DE NOTAM VALIDOS – SEPTIEMBRE 2018 LISTADO DE NOTAM VALIDOS – SEPTIEMBRE 2018 LISTADO DE NOTAM VALIDOS – SEPTIEMBRE 2018. 2018.09

AIC

AIC – C2-2018 AIC – C2-2018 AIC – C2-2018 OPS Y MANT. DE ACFT AGRICOLAS. C2-18 OPS Y MANT. DE ACFT AGRICOLAS