La nacionalización de Aerolíneas se empantana en el Congreso Nacional

Inicio » Noticias » La nacionalización de Aerolíneas se empantana en el Congreso Nacional

Objeciones de Cobos. No se opone a la nacionalización, sino a pagar por ella a Marsans. Y cuestiona la designación de un tasador no oficial.


El debate por el futuro de Aerolíneas Argentinas también encontrará al cobismo lejos de los deseos de la Casa Rosada.


En el espacio del vicepresidente ya tienen decidido que así como está, el proyecto del oficialismo también recibirá de su parte un “voto no positivo”. Julio Cobos y los legisladores que le responden cuestionan la posibilidad de que el Estado destine dinero al grupo español Marsans para recomprar la compañía. Ante el temor de que la discusión aérea agite nuevamente la “cletomanía”, el kirchnerismo apura el trámite parlamentario y quiere aprobar la ley en Diputados en menos de una semana.


“Así como está, nosotros no lo votamos”, afirmó el jefe de los diputados cobistas, Daniel Katz que ayer estrenó su nuevo bloque junto a los mendocinos Laura Montero, Jorge Albarracín y el rionegrino Juan Carlos Scalesi, después de la ruptura de la bancada de la Concertación Plural. En términos parlamentarios, al oficialismo no les preocupa demasiado la postura de los ex radicales K: son apenas cuatro votos entre 256. Sí temen que la opinión del vicepresidente alimente otro conflicto nacional, pero esta vez en defensa de la aerolínea de bandera.


¿Qué piensa Cobos?


El punto que más cuestiona del proyecto oficial es la forma en que se negociará la tasación de la empresa, que finalmente servirá para determinar las condiciones económicas en que AA será transferida al Estado. Es poco lo que Cobos dijo públicamente hasta ahora sobre este tema y lo hizo hace una semana ante Crítica de la Argentina. “La discusión pasa por el valor de la empresa. La tasación. Pero el servicio hay que prestarlo”, había dicho el mendocino.


El acuerdo que cerraron el Gobierno y los españoles establece que, en caso de que no haya acuerdo entre las tasaciones que presenten ambas partes, convocarán a un tercer tasador “idóneo”. “No podemos votar eso. Es un cheque en blanco. El Estado no tiene que poner un solo peso”, afirmó Katz.


El cobismo quiere que el Gobierno separe lo “urgente” de lo “importante”. “Primero tienen que establecer qué presupuesto debemos destinarle a Aerolíneas para que esté operativa y brinde un buen servicio de acá a fin de año. Pero el futuro de la empresa requiere de un análisis más profundo. Y es preocupante que quieran acelerar los plazos y sacar el tema en una semana”, explicó Katz.


El martes, en la reunión que realizó Cobos en el Senado con los dirigentes bonaerenses que le responden, los asistentes coincidieron en que si el Ejecutivo insiste con el proyecto actual “la cosa va a terminar como el conflicto de las retenciones”.


El bloque del oficialismo en la Cámara baja no volvió a reunirse desde que el Congreso rechazó las retenciones móviles. A diferencia del Senado, que saldó su interna en reuniones catárticas y con una cena con el nuevo jefe de Gabinete, Sergio Massa, la conducción de la bancada de diputados eligió abandonar la idea de Néstor Kirchner de castigar a los irrecuperables y negociar individualmente con cada legislador. El frente de peronistas que se opuso a las retenciones no tuvo continuidad. Por lo menos no volvió a formarse como tal para oponerse al rescate estatal de Aerolíneas. Después de votar en contra de la resolución 125, la santiagueña Marta Velarde abandonó la bancada del Frente para la Victoria y formó un bloque propio.


En diálogo con este diario destacó que “los que nunca van a viajar en avión no pueden pagar la fiesta de Aerolíneas- Marsans”. La diputada subrayó que “no se puede aprobar el rescate de una empresa de la que no sabemos cuáles son sus activos y cuáles sus pasivos”.


Aunque Velarde ya no forme parte de la bancada, son varios los peronistas que comparten sus dudas. Hasta los más ultrakirchneristas repiten en privado que “no podemos votar un negociado”. Esa misma definición la realizó Dante Dovena cuando el gremialista Ricardo Cirielli denunció que Néstor Kirchner se había terminado asociando con Marsans en el vaciamiento de Aerolíneas.


Agustín Rossi se reunió anoche con los responsables de la tasación de la empresa. Paso seguido continuó la reunión con Zulema Daher y Walter Agosto, presidentes de las comisiones de Transporte y de Presupuesto y un pequeño núcleo de incondicionales. Rossi quería saber en qué estado se encuentra su tropa. El martes que viene habría reunión de bloque, al día siguiente el oficialismo firmaría dictamen propio. Ese mismo miércoles o a más tardar el jueves, intentará aprobar el proyecto en el recinto.


Además del temor a la “cletomanía” y evitar que crezca la sospecha de que el rescate esconde un negocio oscuro, el kirchnerismo tiene otro motivo para el apuro: cumplir con los plazos fijados en el Acta Acuerdo que el Estado firmó con Marsans. Allí el Gobierno se compromete a finalizar en 60 días todos los trámites para la reestatización. Si eso no se concreta antes del 17 de septiembre, se cae todo lo firmado. Y el Gobierno no tiene un Plan B.


La oposición no quiere dormirse sobre el triunfo que le dio el rechazo a las retenciones móviles. Los bloques de la UCR, la Coalición Cívica, el PRO, el Frejuli y algunas partidos provinciales, presentarán hoy una propuesta alternativa. La titular de la Coalición, Elisa Carrió, rechazó ayer que el gobierno asuma la deuda de Marsans. “Eso no es distribución del ingreso, eso es concentración del ingreso al servicio de la corrupción”, dijo.


Además de estos bloques opositores, la bancada del SI, que lidera Eduardo Macaluse, como el diputado Claudio Lozano, de Proyecto Sur, repiten que la recuperación de una empresa a la que califican como un servicio público estratégico no puede hacerse a costa de una deuda monumental. Aunque no tienen un proyecto alternativo, estos legisladores apostaron a construir un consenso que modifique la iniciativa enviada por La Rosada. “Si el kirchnerismo apura el tratamiento. Si no investiga el endeudamiento de Aerolíneas, vuelve a dividir las aguas entre oficialismo y oposición”, dice a este diario Carlos Raimundi. La urgencia y el estilo del Gobierno volvió a construir “la tormenta perfecta”. La misma que lo castigó con el rechazo a las retenciones móviles.

Fuente: criticadigital.com

Comentar

 

Archivo

sandino

Augusto Cesar Sandino, El General de Hombres Libres. Defensor de la Soberanía Nacional

NOTAM

NOTAM – A0098/17 NOTAM – A0098/17 MNMG.- 1708162000 / 1708162300 SISTEMA DE OBSERVACION METEOROLOGICA AUTOMATIZADO (AWOS)...

AIC

AIC – A23-2017 AIC – A23-2017 AIC – A23-2017 RTAs Diferencias declaradas. A23-17 RTAs Diferencias Declaradas