Vuelo del Cuatro Vientos

Inicio » Noticias » Vuelo del Cuatro Vientos

El vuelo del Cuatro Vientos fue una travesía del océano Atlántico, entre Sevilla (España) y Camagüey (Cuba), en avión llevada a cabo en 1933.


En 1932 el Capitán de Ingenieros Mariano Barberán y Tros de Ilarduya, nacido en Guadalajara (España) el 14 de octubre de 1895, director de la Escuela de Observadores de Cuatro Vientos y héroe de la Guerra de Marruecos, habiendo adquirido un reconocido prestigio como navegante en la preparación del vuelo del Plus Ultra, concibió la idea de realizar un vuelo sin escalas desde España a las Antillas.


Fue designado como primer piloto el teniente de caballería Joaquín Collar Serra, natural de Figueras (25 de noviembre de 1906) y profesor de la Escuela de Caza de Alcalá de Henares, y como piloto y navegante el propio Barberán. Para actuar como mecánico de asistencia en tierra se eligió al sargento Modesto Madariaga natural de Corral de Almaguer, profundo conocedor del aparato que había de utilizarse en el vuelo.


El avión era un Breguet XIX GR (Gran Raid) Super-Bidón, sesquiplano, con motor Hispano Suiza 12 Nb de 650 caballos y 12 cilindros en V. Fue fabricado especialmente para la ocasión, ampliando aun más la capacidad de su gran depósito, lo cual dada su posición en el centro de la estructura equivalía casi a rediseñar por completo el avión. Llevaron 5.000 litros de gasolina en 8 depósitos y 200 de aceite. Tenía la cabina cerrada y un panel de instrumentos muy completo con instrumentos de motor, dos brújulas, un altímetro, variómetro, reloj, integral de vuelo con anemómetro, indicador de virajes y de inclinación transversal.


Sus dimensiones eran:


envergadura: 18:30 m
longitud: 10’70 m
altura: 04:08 m
peso en vacío: 1.990 kg
peso total: 6.320 kg
velocidad máxima: 230 km/h
techo: 6.500 m
alcance: 8.500 km
A fin de aligerar en lo posible el peso, no llevaban equipos de radio.


El 8 de junio de 1933 despegaron de Cuatro Vientos para situar el avión en Tablada (Sevilla), donde tras una cuidadosa preparación meteorológica, partieron el 10 de junio de 1933 a las 04:40. Emplearon 1.500 m de pista para el despegue, casi la totalidad de la de Tablada.


El cruce del Atlántico central fue la mayor distancia volada hasta ese momento sobre el mar. Siguieron la ruta prevista con desviaciones mínimas a pesar de diversas incidencias, como una indisposición de Collar: Tablada (Sevilla), Madeira, San Juan (Puerto Rico), Guantánamo y Camagüey, donde llegaron 11 de junio a las 20:45 hora local después de 39 horas de vuelo y 7320 km.


El recibimiento en Cuba fue apoteósico. El vuelo constituyó un acontecimiento social de primera magnitud y los aviadores fueron agasajados en los círculos políticos, sociales y mercantiles de Cuba. En los días que pasaron allí Madariaga tuvo que hacer frente a una complicada incidencia: reparar una grieta aparecida en el gran depósito central.


La travesía hacia México comprendía un vuelo de 1.920 km que estaba previsto se realizase en unas 12 horas. El 20 de junio despegaron de La Habana a las 08:45 h hacia Ciudad de México y fueron vistos sobre Ozita a las 09:10 h, Ticul 10:10 h, Sabancu a las 10:45, y Carmen a las 11:35, cerca de la ciudad de Villahermosa en Tabasco a partir de esta posición desaparecieron.


Los gobiernos de México y Guatemala desplegaron numerosas operaciones de búsqueda y a pesar de los esfuerzos realizados, no pudo darse con el lugar de caída del aparato, un misterio que ha dado lugar hasta el día de hoy a numerosas teorías y especulaciones, creando un halo de misterio y leyenda acerca de cual fue el fin del Cuatro Vientos y sus tripulantes.


De entre las hipótesis más barajadas, la que ha cobrado mayor fuerza con el paso del tiempo, de mano de historiadores españoles y mexicanos, así como por expertos en aviación es la de que en medio de una tormenta que se calificó como “un temporal como pocos hemos visto en esta época” obligó a la tripulación a realizar una toma forzosa en la sierra de Mazateca (Oaxaca). En la toma, Barberán, en la posición delantera de piloto quedaría seguramente malherido. Collar, en su posición más protegida pudo estar en condiciones de salir a buscar ayuda. En la búsqueda se encontraría con lugareños que les retuvieron secuestrados varios días creyendo que podrían robarles objetos de valor.


Finalmente, quizá por frustración, quizá por temor a mayores consecuencias por sus actos, los secuestradores asesinaron a los tripulantes del Cuatro Vientos, que habría sido desguazado y enterrado junto con los cadáveres en algún lugar de la serranía. Si las autoridades mexicanas llegaron a conocer estos hechos, jamás se atrevieron a reconocerlos ante el Gobierno de España por las gravísimas implicaciones diplomáticas. Aún hoy en día sigue sin saberse nada del final del Cuatro Vientos.

Fuente: Wikipedia

Comentar

 

Archivo

andres-castro

“La Batalla de San Jacinto”.
Andrés Castro, Héroe Nacional

NOTAM

NOTAM – A0122/17 NOTAM – A0122/17 MNMG.- 1710120500 / 1711251100 DIARIAMENTE DE LAS 0500 HASTA LAS 1100UTC PISTA 10/28...

AIC

AIC – C26-2017 AIC – C26-2017 AIC – C26-2017 Suspendidos cobros en el AD BRASILES. C26-17 Suspendidos cobros en...