Cancelan vuelos a EE.UU. por las cenizas

Inicio » Noticias » Cancelan vuelos a EE.UU. por las cenizas

American y United Airlines suspendieron los servicios desde y hacia Ezeiza; tampoco salieron 18 aviones desde el Aeroparque.

Las cenizas del volcán chileno Chaitén llegaron ayer a la Capital y se mantuvieron sobre los niveles medios de la atmósfera, a unos 3500 metros. Por esa razón, American Airlines y United Airlines decidieron cancelar los vuelos que debían salir anoche con destino a Washington, Miami, Nueva York, Dallas y Chicago, así como los vuelos desde esas ciudades que debían aterrizar hoy a la mañana en Buenos Aires. En tanto, desde el aeroparque metropolitano no partieron 18 vuelos con destinos patagónicos.


Las compañías aéreas no precisaron cuándo reanudarán sus servicios, aunque informaron en Ezeiza que los pasajeros afectados serán reubicados en otros vuelos.


La decisión de las dos aerolíneas norteamericanas (otras compañías no tomaron la misma medida y operaban normalmente) tomó anoche de sorpresa a cientos de pasajeros. “Me enteré acá de lo que sucedía y ahora tengo que volver a mi casa porque mañana [por hoy] recién van a informarme sobre cuándo podré volar”, dijo, anoche, molesto, Francisco Sánchez, después de discutir con empleados de una de las empresas.


La presencia de cenizas en la ciudad no había sido prevista originalmente y sólo se pensaba que afectarían al sur de la provincia de Buenos Aires. Pero ayer, luego del mediodía, el fenómeno se tornó visible sobre la Capital como una ligera bruma que volvió gris el cielo. La nube de cenizas, que también afecta a La Pampa, Río Negro, Neuquén y Chubut, recrudeció ayer al producirse una nueva erupción del volcán. Al cierre de esta edición, en la ciudad de Esquel se registraba una nueva lluvia de cenizas.


Otro de los lugares más afectados era San Carlos de Bariloche, luego de una intensa lluvia de cenizas que se produjo anteanoche y que provocó ayer la suspensión de clases.


Pocos residentes salieron de sus hogares en las primeras horas de la mañana, cuando todo se veía gris, aunque los efectos no se prolongaron. Sólo los empleados municipales que realizan tareas de limpieza y tránsito y algunos pocos que circulaban por las veredas se atrevieron a utilizar barbijos, que comenzaron a escasear en las farmacias.


Alerta amarilla


La Municipalidad de Bariloche había declarado desde el martes la “alerta amarilla” ante un leve registro de cenizas en la zona sur, sobre el valle del Chalhuaco, y se esperaba para cualquier momento que la pluma de cenizas llegara a la ciudad.


En Esquel, durante el día los vientos dieron un respiro a los pobladores, pese a que se mantuvo la persistente ceniza suspendida en el ambiente, que provocó que el 40 por ciento de los estudiantes faltaran a clases en las escuelas de esta localidad.


Un comunicado del Comité de Emergencia, coordinado por la Dirección General de Defensa Civil de Chubut, mantuvo en alerta a los pobladores. El mismo informe confirmó que “los análisis del suministro de agua de Esquel confirman que es potable”, según los análisis del equipo técnico del Departamento de Salud Ambiental local. Pero, en la práctica, pocos se atreven a beber el agua de la red y a mandar a sus hijos a la escuela, tal como demostraron ayer los altos índices de consumo de agua mineral y de ausentismo en los establecimientos educativos.


Un ejemplo fue el Jardín 414, al que concurrieron en el turno mañana sólo 39 de los 88 chicos que reparten su actividad en las salas de 4 y 5 años. Claudia Romero, directora del establecimiento, explicó a LA NACION que “muchos padres tienen la recomendación de los propios pediatras de que no saquen a los hijos a la calle”.


Esta escuela, como las restantes distribuidas en Esquel, cambió su rutina: “Los chicos dejan los zapatos a la entrada del edificio escolar porque llegan llenos de ceniza. Traen, además, dos pares de medias para jugar adentro. Ni hablar de salir al patio. Es imposible. Hoy, incluso, repartimos barbijos entre los chicos y el personal”.


En la ciudad y sus alrededores se repartieron hasta ayer más de 38.000 barbijos, de los cuales 8500 se entregaron en el Hospital Zonal de Esquel y centros de salud de esta ciudad. Defensa Civil de Chubut, en tanto, continuó con la distribución de 35.000 litros agua potable. En tanto, las autoridades y los pobladores de la Cordillera siguen en alerta, atentos a los vientos y a la actividad del volcán.

Fuente: www.lanacion.com.ar

Comentar

 

Archivo

“La Batalla de San Jacinto”.
Andrés Castro, Héroe Nacional

NOTAM

L.N.Validos  JUL-20 L.N.Validos JUL-20 L.N.Validos JUL-20

AIC

A0072 GLIDE SLOP IMGA A0072 GLIDE SLOP IMGA A0072 GLIDE SLOP IMGA